Nuestra historia

En el año 1990, una mujer y su hijo, el mayor de tres hermanos, habían comenzado a trabajar en la fábrica de pastas de unos amigos. Lo que ambos habían comenzado como un hobby, poco a poco fue convirtiéndose en un trabajo efectivo, convirtiéndose en la base de un conocimiento que luego valorarían.

Al poco tiempo, el matrimonio de la mujer fue invadido por la idea de emprender una fábrica de pastas propia. Se puede decir, que ese, fue el inicio de sueño que lleva ya 26 años de historia.

Como todo sueño, los inicios no son sencillos. Con mucho sacrificio y un préstamo inicial, pudieron comprarse apenas las primeras 4 máquinas, quedando afuera algo tan importante como la locación.

Con el horizonte claro y sin bajar los brazos, luego de 5 años y gracias al fruto de un trabajo anterior, Don Galeppi pastas finalmente abriría sus puertas en 1995.

El 5 de octubre de 1995, nacía Don Galeppi Pastas. Iniciaba un proyecto lleno de ilusión, pero con miedo y muchas inseguridades. La convicción en lo que se emprendía seguía intacta, pero lo que le pronosticaban a esta pareja de soñadores no daba esperanza. “No van a durar ni cuatro meses”. “Ya hay gente experimentada en el rubro, no van a poder hacerse camino”. Estas eran algunas de las cosas con la que estos pequeños emprendedores aprendieron a convivir.

Con la fe intacta y amor por lo que hacían, la pareja comenzaba a capacitarse, perfeccionándose con cursos y carreras gastronómicas que hoy en día aplican.

Los hijos crecían y toda la familia se abocaba al trabajo. Trabajando y estudiando, estudiando y trabajando, sin la ayuda de los chicos no hubiese sido posible seguir. Los primeros años eran difíciles y era impensable la idea de contratar muchos empleados. Por lo que la participación de los cinco, de la familia entera fue esencial.

Con el correr del tiempo Don Galeppi ganaba renombre. Ituzaingó 1415, Lanús este, se convertía en el punto de encuentro de quienes querían recordar los almuerzos de la abuela.

Pasaron los años y algunos de los chicos quisieron hacer su propio camino. Con sacrificio y pagando un alto precio, ya que no es sencillo salir de la comodidad de lo familiar, iniciaron un nuevo camino, probando suerte en gastronomía y otros actividades. Adquiriendo nuevas herramientas y conocimiento. Con la distancia, uno valora lo de uno, por lo que el regreso a casa se acercaba.

Don Galeppi los esperaba, los esperaba con los brazos abiertos, sabía que volverían y con más experiencia. El turno de los hijos había llegado. Con los dos más grandes y el más chico que nunca se fue, se había armado un equipazo, con nuevas ideas, más tecnología y toda la experiencia adquirida.

Así Don Galeppi pastas creció. Con esfuerzo y dedicación de toda la familia.

Hoy contamos con más de 20 empleados, delivery propio, tienda online y aplicaciones. Más de 40 familias viven gracias a Don Galeppi. Y con más de 30 máquinas mecánicas, semiautomáticas y continuas estamos capacitados para abastecer a varios locales más.

Por lo que Don Galeppi hoy quiere darte las gracias a vos, cliente, amigo y vecino. Por confiar en nosotros, obsesivos de la calidad.

¡GRACIAS, GRACIAS, Y GRACIAS!